Saltar al contenido

Ratas Finas MX

«Enemigo»: Republicanos fijan la mira en México, según The New York Times

A medida que el expresidente Donald Trump lidera las preferencias rumbo a las primarias republicanas de 2024, Germán López advierte en un boletín de noticias de The New York Times que los aspirantes del partido están señalando a México como el nuevo «enemigo», llegando incluso a amenazar con el despliegue de fuerzas armadas estadounidenses.

«Los funcionarios y votantes republicanos no solo han expresado críticas hacia México, sino también una hostilidad manifiesta hacia nuestro vecino del sur», escribe López en su boletín titulado «Un Enemigo en México».

López advierte que varios de los aspirantes republicanos han llamado a bombardear México o a desplegar tropas estadounidenses unilateralmente en suelo mexicano para detener el tráfico ilegal de drogas, lo cual sería considerado un acto de guerra.

López menciona que durante su presidencia, Trump, según exfuncionarios de su administración, llegó a preguntar a los funcionarios de Defensa sobre la posibilidad de atacar con misiles los laboratorios de drogas en México. Sin embargo, Trump no es el único en esta postura. Ron DeSantis ha propuesto el uso de la fuerza letal y un bloqueo naval de los puertos mexicanos para detener a los narcotraficantes. Incluso candidatos más moderados, como Tim Scott y Nikki Haley, han respaldado el uso del ejército estadounidense contra los cárteles de drogas en México.

López cita a Nikki Haley, quien en marzo dijo: «¿Sabes qué le dirías al presidente mexicano? ‘O lo haces tú o lo hacemos nosotros’. Pero no permitiremos que esta anarquía continúe».

López anticipa que a medida que avance la campaña -el primer debate está programado para el 23 de agosto-, la retórica anti-México podría intensificarse.

El artículo destaca que gobernadores republicanos también han demostrado su desprecio por los mexicanos y los migrantes en general, como ejemplifica el caso del gobernador de Texas, Greg Abbott, quien desplegó boyas flotantes y policías para evitar que los migrantes ingresen a Texas.

López opina que esto marca un «cambio auténtico dentro de la política republicana. Durante la mayor parte de las últimas décadas, los republicanos han respaldado la estrecha relación con México. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) de la década de 1990 contó con apoyo bipartidista».

A pesar de esto, los votantes republicanos ahora están divididos en igual medida en cuanto a si México es un aliado o un enemigo.

López subraya las posibles consecuencias de la militarización de la lucha contra las drogas en México. Jonathan Caulkins, de la Universidad Carnegie Mellon, comentó al autor que las propuestas republicanas son extremas y autodestructivas. «En 35 años, esta idea se lleva el premio por ser la más estúpida que he escuchado», señaló.

López destaca que Estados Unidos depende de la colaboración de México tanto en la lucha contra la migración indocumentada como contra el tráfico de drogas, y que una radicalización en Estados Unidos podría llevar a que México retire su apoyo.

López Obrador, presidente de México, ha afirmado que enviar militares estadounidenses a la frontera sería «irresponsable», una «ofensa al pueblo de México» y una «falta de respeto a nuestra soberanía».