Saltar al contenido

Ratas Finas MX

Feminicidios de Esmeralda y Alondra: dos jóvenes son asesinadas por sus exparejas en Chihuahua

Esmeralda Alondra, dos víctimas de feminicidio: las dos mujeres eran jóvenes juarenses que rondaban los 23 años y trabajaban como obreras en la industria maquiladora. Ambas fueron asesinadas por sus exparejas sentimentales, quienes acabaron con sus sueños y anhelos.

Una de ellas fue rociada con gasolina y le prendieron fuego, lo que le provocó la muerte ocho días después por una infección de piel debido a quemaduras de segundo y tercer grado en un hospital de Juárez. La otra murió cuando bajaba del autobús, donde recibió 37 cuchilladas en cuello y tórax; ahí la esperaban sus familiares y su hija de tres años, quienes presenciaron el crimen.

Tanto Esmeralda como Alondra buscaban rehacer su vida lejos de sus exnovios, pero no pudieron lograrlo. Esmeralda se negó a darle una nueva oportunidad a Fernando, mientras que Alondra debió mudarse a la capital y poner tierra de por medio de Ricardo, quien la había amenazado de muerte reiteradamente a ella y a su familia.

Los asesinos ya se encuentran detenidos, vinculados a proceso y con una medida cautelar de prisión preventiva en espera de ser llevados a juicio por los delitos de feminicidio agravado.

Luego de insistentes amenazas contra su seguridad y la de su familia, la joven Leyvi Alondra L. R., de 23 años, dejó su vida en Ciudad Juárez, donde residía, para poner casi 400 kilómetros de distancia y así comenzar una nueva vida, dejando atrás tanto la inseguridad y la zozobra latentes por una mala relación sentimental con su expareja Ricardo ‘N’.

Leyvi tenía ya tres meses avecindada en la capital, en la Colonia Porvenir, ubicada al norte de la ciudad, y apenas había conseguido un nuevo trabajo en la industria maquiladora como obrera, pero de alguna manera Ricardo se enteró de su ubicación y fue a buscarla.

Existen evidencias de que su expareja había seguido las actividades cotidianas de Leyvi, porque en la noche del 29 de julio, la esperó en el lugar donde tomaba y bajaba del autobús diariamente.

Al punto de las 22:15 de la noche, en el cruce de Mina Las Cruces y Avenida Las Industrias, descendió Leyvi Alondra del transporte de pasajeros y ahí fue atacada inmediatamente por Ricardo, quien con un cuchillo provocó 37 heridas en el cuerpo de la joven, incluida una herida mortal infligida al cuello que lastimó una arteria.

El chófer del autobús se dio cuenta del ataque y trató de ayudar a la joven mujer, siendo herido en una mano, pero el atacante se dio a la fuga. Leyvi caminó desangrándose hacia el lugar donde sus familiares e hija menor la esperaban, quienes fueron testigos del ataque. Antes de fallecer, identificó a su atacante: “fue Ricardo, no le den a la niña”, dijo antes de perder la vida.

Las autoridades realizaron patrullajes para dar con el paradero de Ricardo, pero no lo lograron. Sin embargo, días después, acudió al funeral de la joven en el panteón de Carrizalillo, donde las autoridades lo detuvieron.

La juez de control Hilda María Márquez Torres dictó la medida cautelar de prisión preventiva por 12 meses. Esto, luego de considerar que el atacante representa un grave riesgo para los familiares de la víctima. Ricardo ‘N’ fue vinculado a proceso por el delito de feminicidio agravado, por el cual las autoridades piden una pena máxima de 40 a 60 años de cárcel.

Esmeralda se negó a regresar con su exnovio

Tras terminar 3 meses de noviazgo, Esmeralda E. R. se negó reiteradamente a tener una relación sentimental con Fernando B. P. No obstante, su expareja insistió. Sabía muy bien que la joven trabajaba en una fábrica, en el primer turno de una maquiladora, así que el 28 de agosto fue a buscarla temprano, casi de madrugada, para pedirle de nuevo que retomaran su relación.

A unos metros de su casa, en la calle Isla Santo Domingo, en la colonia Guadalajara Izquierda, Esmeralda se dirigía a tomar el camión que la llevaría a su trabajo, cuando Fernando la interceptó y le arrojó gasolina en el cuerpo, al tiempo que le exigió regresar con él.

Al obtener una respuesta negativa, el sujeto la tiró al suelo y con un encendedor le prendió fuego. Esmeralda se tiró a un charco para tratar de apagar el fuego que consumía su ropa y su piel y después huyó de su atacante. Corrió hacia su hogar, en dónde su tía, al escuchar los gritos de auxilio, salió a la calle y recibió a Esmeralda con graves quemaduras.

La mujer llamó de inmediato a los números de emergencia y, durante la espera, Esmeralda le contó que su exnovio la había atacado con gasolina. Policías municipales acudieron al llamado y gracias a la declaración de la joven, el juez de Control, Javier Ortiz Beltrán, dictó la vinculación a proceso en contra de Fernando.

La joven fue internada, ya que presentaba heridas y quemaduras en más de la mitad de su cuerpo, pero posteriormente tuvo que ser trasladada a la ciudad de Chihuahua debido a su condición de salud. Tras ocho días en el hospital, falleció el 4 de septiembre en la madrugada.

En el parte médico se estableció que Esmeralda murió por infección de piel y tejidos blandos, ocasionados por quemaduras de segundo y tercer grado por exposición a fuego directo.

Fernando, quien también resultó herido al prender el encendedor, fue detenido por las autoridades; aunque las lesiones que tenía obligaron a los policías a llevarlo a los servicios médicos. Horas más tarde, fue presentado ante un tribunal dónde se le dictó prisión preventiva como medida cautelar por el riesgo que representa para las víctimas indirectas.

En un principio, Fernando ‘N’ fue vinculado a proceso por el delito de feminicidio en grado de tentativa, pero tras la muerte de Esmeralda, el Ministerio Público solicitó una próxima audiencia para hacer la recategorización del delito a feminicidio agravado.

La representación social solicitó un plazo de cuatro meses para el cierre de la investigación complementaria, por lo que el juez fijó la fecha para el próximo 2 de enero del 2024. En tanto, Fernando permanece privado de la libertad en el Centro de Reinserción Social (Cereso) Número 3.